default-logo
drscola@gmail.com | +336 21 21 22 32
17
JUIL
2018

Bilingüismo infantil y construcción de la identidad. Una entrevista con el doctor Franck Scola (por Benjamin Pelletier)

Traducido al español por María Carolina Boyer González

El Dr. Franck Scola acaba de publicar la versión en español de su libro Comprender y Acompañar la infancia bilingüe – Comprendre et Accompagner l’enfance bilingue (Bookelis, Copernicus Collection, distribuido por Hachette). Este libro es el resultado de muchos años de investigación, reflexión y práctica médica. Lo leí con gran placer y atención, y el Dr. Scola amablemente respondió algunas preguntas sobre este apasionante tema y se lo agradezco encarecidamente.

El libro se encuentra a la venta en su librería local, los stands Hachette y a través de Internet en los siguientes enlaces: Publisher Bookelis, FNAC, Amazon, Decitre.

***

Benjamin Pelletier (especialista en gestión de riesgos interculturales)

La diversidad de las situaciones de bilingüismo

Benjamin Pelletier: Uno de los méritos de su libro es cuestionar muchos conceptos erróneos sobre el bilingüismo. Por ejemplo, usted indica que el bilingüismo equilibrado es extremadamente raro y que “el bilingüismo no es igual a dos monolingües que coexisten en una persona” (p.120). Finalmente, ¿cómo distinguimos las diferentes situaciones de la infancia bilingüe?

Dr. Franck Scola: Así es, me pareció una prioridad desconstruir las ideas aceptadas sobre el tema de la infancia bilingüe. Esta es la razón por la cual la primera parte del libro incluye muchas definiciones y detalles teóricos.

Fue particularmente importante comenzar por definir las diversas formas de bilingüismo y elaborar su tipología. Como usted señala, mencioné al principio el hecho de que un individuo bilingüe no habla todos los idiomas perfectamente, ni posee una igualdad de competencias en ambos idiomas. El bilingüismo equilibrado no existe en la práctica porque siempre hay un dominio de un idioma sobre el otro, a veces depende del contexto (familiar o profesional), el registro (formal o coloquial), o del período de vida en que la exposición fue más o menos extendida en alguno de los idiomas.

Las situaciones bilingües se distinguen por la clasificación bajo los siguientes criterios: el aprendizaje cronológico de cada idioma (bilingüismo temprano/precoz o tardío, simultáneo o consecutivo), la capacidad de entender sin hablar un idioma (el bilingüismo pasivo), la capacidad de hablar los dos idiomas (bilingüismo activo), el enlace entre el habla y el pensamiento en cada idioma (bilingüismo coordinado o compuesto), el efecto del bilingüismo en la competencia comunicativa (bilingüismo sustractivo o aditivo). Y lo que es más importante en los niños bilingües, además de su desempeño lingüístico (en el léxico, la sintaxis, la gramática y fonología) es su bilingualidad, es decir, la forma en que vivió su bilingüismo. Esta toma en cuenta su funcionamiento infantil, su desarrollo afectivo y de identidad, su filiación cultural, pero también su historia singular y familiar, sus posibles experiencias migratorias y su origen socio-intelectual. Existen tantos tipos de bilingües como personas bilingües.

B.P.: En el caso de las parejas mixtas, sus hijos generalmente aprenden el idioma de cada padre, el idioma de la madre y el idioma del padre. Pero, como acaba de señalar, un idioma generalmente domina al otro, por ejemplo, en la familia vive en el país de uno de los padres el niño está más expuesto al idioma de ese país. ¿No existe el riesgo de que este fenómeno desequilibre a la familia, en otras palabras, que el niño se sienta más cerca del padre cuyo idioma sea dominante?

Dr. F.S.: En una pareja mixta, la relación está particularmente adornada con pasión y curiosidad mutua. ¡Hasta el nacimiento del primer hijo! Debido a que este evento a menudo da lugar a una rivalidad en la transmisión lingüística y cultural a los descendientes. El niño es la evidencia biológica de la unión entre un padre y una madre de diferentes idiomas y culturas. La elección de una educación bilingüe y bicultural es completamente opcional. La transmisión desigual de cada idioma y cada cultura es inevitable. Como siempre, cada cónyuge tendrá que mostrar concesión, adaptación y apoyo psicológico hacia el otro, especialmente en el proyecto educativo para su hijo.

En mi libro, distinguí dos posibles circunstancias para parejas mixtas: aquellas que residen en el país de uno de los dos cónyuges y las establecidas en un tercer país. En el primer caso, solo uno de los padres es extranjero, su idioma es extranjero en el terreno habitado y, por lo tanto, solo es opcional. En el segundo caso, ambos padres son extranjeros, por lo que el resultado de elegir entre tri, bi o monolingüe será siempre un consenso de los padres sobre el lugar de cada idioma en la educación su niño. Los aires de guerra que su pregunta sugiere deben ser anticipados, analizados y razonablemente equilibrados por los adultos. Es cierto que entre un padre y un hijo que comparten el mismo idioma hablado, implícito, no hablado y tabú pueden expresarse con más facilidad, lo que resulta en una mayor convivencia a favor de la proximidad emocional. Pero en un contexto intrafamiliar, la artesanía lingüística y los reordenamientos culturales ayudan a armonizar las relaciones entre cada miembro y sus respectivas posiciones con su propio estatus lingüístico y cultural.

B.P.: Le contaré una anécdota personal. Hace unos años, era un expatriado en Arabia Saudita. Durante un período suficientemente largo hablé solamente en inglés, tanto en el trabajo como durante el tiempo libre. Empecé a pensar en inglés, e incluso a soñar en inglés. Recuerdo un momento de gran preocupación, incluso de pánico, cuando sentí que estaba “perdiendo” el francés. ¿Puede esta ansiedad encontrarse en niños bilingües, por ejemplo, los nacidos en el extranjero, que llegan a Francia luego de la expatriación de sus padres y que ya no tienen la oportunidad de hablar el idioma local de su país nacimiento?

Dr. F.S.: Gracias por este testimonio tan significativo que compara el comportamiento del lenguaje de un adulto con el de un niño. Durante su estadía prolongada, su ejercicio del idioma francés se ha vuelto escaso, su competencia comunicativa ha disminuido. Esta regresión podría afectar su inventario léxico, la organización de su sintaxis, el dominio de las reglas gramaticales, así como sus rasgos fonológicos (pronunciación, acento y entonación). Es especialmente la memoria inmediata la que está involucrada en este fenómeno, y las manifestaciones lingüísticas se observan en los automatismos o en la espontaneidad para construir oraciones. El hecho de que sea francés, tu llamada lengua materna, que sufre esta erosión te preocupa aún más porque es el idioma oficial del país del que tienes la nacionalidad.

La sensación de que usted admite haber sentido, y que define como “ansiedad”, está relacionada con el lugar que le da al idioma, a lo que representa para grupo nacional al que usted está afiliado, y a su preocupación por preservar este rasgo de identidad. La representación mental de un idioma se forja muy temprano en la vida, sin duda está presente en los niños. Del mismo modo, la asociación del lenguaje con la pertenencia a un grupo (familiar, nacional, regional, social, etc.) es consciente desde el comienzo de la vida.

Finalmente, para responder a su pregunta concretamente, los niños extranjeros que residen en el territorio francés rápidamente notan que están sujetos al riesgo de desgaste de su idioma original, es decir, a la pérdida de las habilidades de comprensión y producción. Esta conciencia no causará ansiedad en todas las áreas de su vida. De acuerdo con la estrategia de identidad vivida en el hogar donde el niño evoluciona, le daremos más o menos importancia a la preservación del bilingüismo familiar. La perspectiva de un retorno al país de origen sería una necesidad vital para mantenerla.

 

Construcción de la identidad y la interculturalidad

B.P.: ¿Y qué ocurre con la proximidad o la distancia lingüística de los idiomas del niño bilingüe? ¿Ha notado algún desafío particular para un niño que hable, por ejemplo, francés y español (tal vez un riesgo de confusión: tomar una palabra y utilizarla en masculino en lugar de femenino) o en el niño que hable francés y japonés?

Dr. F.S.: En su desarrollo del lenguaje en contacto con dos idiomas, el niño presenta sucesivamente una fase receptiva (donde escucha e intenta comprender las palabras de cada idioma) y una fase productiva (donde pronuncia las palabras, luego compone las oraciones gracias a una repetición de intentos, errores y reajustes). Durante la fase receptiva, el bebé almacena todas las declaraciones escuchadas (palabras o frases) en cada idioma a granel, sin relacionarlas con ninguno en particular. Luego tiene lugar una partición, cada palabra está conectada a un idioma, cada idioma está conectado a contextos o interlocutores.

Cada idioma que coexiste en el individuo puede influir en el otro, especialmente si estos dos idiomas son similares (por ejemplo, italiano/portugués, holandés/francés) porque hacer la división es menos evidente ya que un idioma sirve como referencia al otro puesto que ambos se parecen. Cuanto más similares sean, más serán las manifestaciones transcódicas (mezclas entre idiomas) frecuentes en el fraseo del hablante bilingüe, especialmente en la fase de desarrollo del lenguaje (en los primeros seis años de vida). Estas manifestaciones transcódicas se pueden observar en el léxico (“mi teacher es amable”), la sintaxis (“Soy cinco años”), la gramática (“Papá está conducir su automóvil”), o la fonología (acento extranjero). 

B.P.: El idioma no es una simple caja de herramientas. Regularmente hace alusión a cómo lleva sus valores y representaciones. También está en su libro el caso de la pequeña “Viola” que, cuando comienza a hablar italiano, adopta una entonación y un lenguaje corporal que no tiene cuando habla francés. ¿El bilingüismo del niño conduce a la flexibilidad intercultural?

Dr. F. S.: Así es, el idioma no es solo este código de intercomprensión extremadamente sofisticado y sujeto a reglas. También es un bien cultural, un vínculo comunitario, un vehículo de afectos, el verbo expresa tanto lo dicho como lo implícito. De ahí la muy rica contribución de la psicolingüística y la sociolingüística para completar la lingüística, que se limita al estudio de los mecanismos del lenguaje. Con cada palabra o enunciado en un idioma, el sujeto asocia una idea o emoción propia. Esto es lo que nos permitió estudiar la psicología del desarrollo, la psiquiatría infantil y, recientemente, la neurociencia. El niño tiene una temprana capacidad de contextualización lingüística, asociando cada uno de sus idiomas con personas (por ejemplo, la familia materna), una situación (bañarse, jugar, comer, pelear…), un registro (familiar, coloquial o formal).

La pequeña Viola, de cuatro años, cuya madre es italiana y el padre británico, vive en Francia. En su trilingüismo temprano, uno observa la elección de su idioma, no solo según los interlocutores, sino también según el tema y el tono del intercambio. Su prosodia (manifestaciones corporales asociadas con el lenguaje verbal) no es la misma en su discurso en los tres idiomas. En casa, es en italiano que ella es la más exclamativa y que sus manos y la mímica participan más en su expresión. Por lo tanto, el comportamiento del lenguaje se marcó muy temprano en el nivel cultural y sociológico.

Comprender y acompañar la infancia bilingüe Franck Scola Maria carolina Boyer Gonzallez

Comprender y acompañar la infancia bilingüe
Para padres, docentes y profesionales de la salud

B.P.: ¿Podemos o debemos concluir que existe una flexibilidad intercultural?

Dr. F.S.: No necesariamente. Aunque este vínculo entre el idioma y la cultura está anclado al principio del desarrollo del lenguaje y la socialización, esto no resulta automáticamente en lo que usted llama flexibilidad intercultural. Es cierto que un beneficio del multilingüismo es la adquisición de un mayor sentido de relativo, ya que cada aprendizaje se aborda en dos idiomas, se entiende desde dos puntos de vista culturales diferentes. Sin embargo, el vínculo entre el idioma y la cultura no es constante. Y luego, el idioma dominante de una persona no corresponde invariablemente a su cultura dominante (como Lawrence de Arabia). Por otra parte, la elección de un multilingüismo opcional en una familia puede estar motivado por el deseo de exaltar una identidad, de distinguirse del grupo, incluso de aislarse de él. Este es particularmente el caso de los hijos de activistas regionalistas, nacionalistas, separatistas o independentistas en diferentes partes del mundo. Sin pretender que esta búsqueda de enraizamiento sea un obstáculo voluntario para los puentes interculturales, no obstante, es una intención de cerrar los rasgos de una comunidad, que se afirma por su idioma, diferente al de la mayoría en el entorno.

B.P.: Este último caso hace un gran aporte. Supone que lo más importante en el multilingüismo sigue siendo el proyecto que lo sustenta. Por mi parte, recuerdo a un diplomático francés de habla árabe que acababa de ocupar su puesto en la Embajada de Francia en Riyadh. El primer día de su asignación, fue presentado a las autoridades locales e hizo un discurso en árabe por demasiado tiempo, y especialmente tratando de mostrar y demostrar a sus interlocutores que él sabía mejor que los autóctonos su contexto local, nacional y geopolítico. El avance con excelencia proveniente de este diplomático lo ha desacreditado por los tres años de su asignación.

Esto refuerza la idea de que saber (un idioma, un contexto cultural) no implica el saber desenvolverse (competencia intercultural). Esta observación se refleja en una frase que me impactó en su libro: “El dominio de un idioma internacional no hace a una persona internacional.” (P.212)

Además, ¿es cierto que el lado negativo del bilingüismo del niño es el riesgo de una identidad desgarradora en la adolescencia y la adultez? Pienso en particular en un niño cuyo padre es marroquí y lleva ciertos valores tradicionales relacionados con los deberes familiares y la religión musulmana, y la madre francesa, más marcada por un contexto individualista y secularizado.

Dr. F.S.: De hecho, la adolescencia es un período de fragilidad, marcado por crisis en torno a la identidad. Sin embargo, cabe acotar que la construcción de la identidad comienza en la primera infancia, no en la adolescencia, sobre todo con la adquisición del lenguaje hablado en uno o más idiomas, es sinónimo de integración en un grupo (que se caracteriza por un léxico, frases típicas, un acento, un gesto, etc.). Pero es desde la preadolescencia que la pertenencia al grupo, la identidad, ya no es solo un pequeño altercado, sino problema potencial. Los reordenamientos narcisistas presentes en este proceso hacen que en esta etapa el desarrollo de la persona esté influenciado por los ojos de los demás. El ejemplo que cita, el de los hijos de parejas mixtas que viven en el país de uno de los cónyuges, es solo un caso particular. La estrategia de identidad del hogar, luego la elegida por el adolescente consistirá en encontrar un florecimiento en su entorno y en su generación. Como el lenguaje  es un fuerte signo de identidad, el individuo desarrollará en mayor o en menor cantidad un idioma. Puede abandonar el idioma de su padre extranjero si se coloca en un plan de asimilación o de integración. Por el contrario, puede exaltar este idioma familiar haciendo préstamos lingüísticos (insertando palabras o enunciados de un idioma extranjero en un discurso en el idioma de la mayoría).

 

Los obstáculos que hay que tener en cuenta con respecto al bilingüismo

B.P.: Usted insiste repetidamente en el riesgo común de un diagnóstico erróneo de los trastornos del lenguaje. Los desafíos particulares del bilingüismo parecen ser poco tomados en cuenta por la docencia o el personal médico en general. ¿Cuáles son las razones?

Dr. F.S.: Por un lado, las cualidades específicas del desarrollo del niño que crece con varios idiomas no se enseñan en el plan de estudios de estas profesiones. Comúnmente, el estudiante o el paciente bilingüe es tratado como un monolingüe, con algunas adaptaciones improvisadas por el maestro o el profesional de la salud. Hablo de improvisación porque en ausencia de consenso, cada actor se basa en su “cultura general”, su experiencia personal, lecturas de publicaciones en las que las versiones son muy variables, e incluso contradictorias.

Algunos profesores, logopedas, psicólogos o médicos son conscientes de esta deficiencia en la capacitación básica y de la necesidad de completarla. Otros están convencidos de que se pueden trabajar “sobre la marcha”. Al final de mis sesiones de capacitación, muchos admiten que no se habían dado cuenta de antemano de cuán cruciales son los conceptos relacionados con el desarrollo infantil en un contexto bilingüe, y que hasta entonces habían evitado ocuparse del tema. Ha llamado su atención el riesgo de un diagnóstico erróneo de los trastornos del lenguaje. Esta es una ilustración deplorable de la falta de consideración de las características específicas del desarrollo de los niños bilingües. Sus consecuencias pueden ser tan graves que es con alarmismo que las señalé en varios capítulos del libro.

B.P.: Usted menciona el caso de los logopedas que no están bien capacitados para tomar en cuenta el bilingüismo. Incluso habla de la resistencia de esta corporación, una resistencia que, sin embargo, está siendo socavada por el interés de los estudiantes de terapia del habla en este tema. ¿Ve usted allí un signo positivo de los desarrollos en curso? Porque incluso parece que nos hemos quedado muy atrás. ¿De dónde puede venir este pequeño bloqueo?

Dr. F.S.: Primero que nada, en su defensa, los terapeutas del habla franceses no tienen la posibilidad legal de especializarse. Algunos pueden desarrollar habilidades más profundas en un área (bilingüismo, secuelas de enfermedad neurológica, adultos, niños…), o trabajar en centros especializados (pediatría, neurología…), pero la mayoría practica de forma liberal, y por ende, ellos son generalistas. Además, las ofertas de capacitación son raras en el campo del bilingüismo.  Igualmente, su actividad es a menudo tan intensa que deja poco tiempo para el entrenamiento continuo. Debemos reconocer que para algunos de estos profesionales no existe la consciencia de la necesidad de prepararse en esta área.

Sin embargo, un número creciente de estudiantes de logopedia eligen temas relacionados con la infancia bilingüe como parte de su tesis de grado. Sin embargo, su plan de estudios no incluye la enseñanza sobre la patología del habla y el lenguaje en una situación bilingüe. Lamentan que no sea así y piden que esto cambie. Esto es lo que se expresa regularmente en sus trabajos de grado, lo cual representa la casi única literatura científica sobre logopedia que es bilingüe. Las referencias bibliográficas a partir de las cuales trabajan generalmente emanan de otras disciplinas, como la psicolingüística, la sociolingüística, la psicología del desarrollo, la neurociencia o incluso las ciencias de la educación. Esta manera de complementarse entre disciplinas es característica del enfoque intercultural que durante mucho tiempo ha faltado en la escuela de lingüística francesa. Esto me parece lamentable porque considero al francés Ferdinand de Saussure como el padre de esta ciencia.

B.P.: Entonces vemos que hay bloqueos franceses para tomar en cuenta el bilingüismo y que su trabajo hace posible que ambos tomen conciencia de ello y abran caminos para tenerlo en cuenta en el futuro. ¿Qué tal en otros países?

Dr. F.S.: Diría que, por diferentes razones, este obstáculo también existe en Gran Bretaña para la profesión de speech therapist (cercano al logopeda sin ser su equivalente) y en Italia para el logopedista, aunque frecuentemente la supervivencia de las lenguas regionales es una circunstancia de bilingüismo precoz. Estos países tienen en común que cuentan con un solo idioma oficial. Además, el habla francesa y el habla inglesa están tan extendidas en el mundo y en sectores de actividad globalizados que no se fomenta la necesidad de mantener el bilingüismo. En comparación, en países con una tradición bilingüe o multilingüe, los actores están mejor preparados. En Bélgica, por ejemplo, los terapeutas del lenguaje toman en cuenta en su anamnesis el estado monolingüe o plurilingüe del paciente que recibe atención.

B.P.: Dr. Scola, muchas gracias por compartir estas muchas reflexiones ricas.

Franck Scola es médico, mediador intercultural certificado, graduado en psiquiatría transcultural. Autor de estudios sobre cuestiones médicas en situaciones migratorias y transculturales, es en este contexto que le interesan los aspectos de desarrollo específicos de los niños bilingües en las obras que lo asocian con padres, profesores, logopedas y psicólogos. Profesor en la Universidad de París Dauphine, IFSI, también es consultor-capacitador de profesionales de Recursos Humanos, Salud y Movilidad Internacional en la salud y seguridad de familias expatriadas. Miembro de SIETAR (Sociedad para la Educación, Capacitación e Investigación Intercultural) y AIEP (Asociación Internacional de Etnopsicología), lidera una triple actividad de cuidado, investigación y capacitación. Para ampliar, los invito a consultar otra entrevista con el Dr. Scola publicada en este blog bajo el título La salud de los expatriados para la prueba de riesgos interculturales.

 

 

 

 

Traducido al español por María Carolina González
A principios del 2015 se graduó en Idiomas Modernos en la Universidad Metropolitana en Caracas, Venezuela. A finales de ese mismo año se residenció en Francia, donde enseñó el español como lengua extranjera por un tiempo y las vueltas de la vida la llevaron a desempeñarse como traductora del francés al español. De igual manera, realiza un voluntariado en una asociación, donde enseña francés como lengua extranjera a los expatriados recién llegados.